Bienvenido(a) a Palmadores.net Tuesday, January 23 2018 @ 08:36 PM CET

Fragmento de "Johny cogió su fusil."

  • Autor:
Navegando me he encontrado este texto, y me ha gustado tanto que no he podido evitar pastearlo aquí. Es un fragmento del libro "Johny cogió su fusil",de Dalton Trumbo, y creo que hay una peli con el mismo título. Una de las mejores canciones que se han escrito ("one" de metallica) está basada en la historia que se cuenta en este libro.
Para llevar a cabo esa guerra necesitaban hombres y si los hombres veían el futuro se negarían a pelear. Ellos encubrían el futuro convirtiéndolo en un inaccesible y mortal secreto. Sabían que si todos los pobres diablos, los hombrecitos, veían el futuro empezarían a hacer preguntas. Harían preguntas y encontrarían las respuestas y a aquellos que les impulsaban a pelear les dirían mentirosos, ladrones, hijos de puta, no pelearemos porque no queremos morir, queremos vivir, nosotros somos el mundo, somos el futuro y no permitiremos que nos masacren, digan lo que digan vuestras consignas, digan lo que digan vuestros discursos. Recordadlo, nosotros somos el mundo, nosotros somos quienes lo ponemos en marcha, hacemos el pan, y la ropa, y las armas, somos el eje de la rueda y los rayos y la rueda misma, sin nosotros vosotros seríais hambrientos y desnudos gusanos, y nosotros no queremos morir. Somos inmortales, somos el germen de la vida, somos la masa humilde despreciable y fea, somos la gente maravillosa del mundo y estamos hartos de todo esto, estamos agotados y le pondremos fin para siempre eternamente, porque vivimos y no queremos ser destruidos. Si vosotros queréis hacer la guerra, si hay armas con qué apuntar, si hay balas con qué disparar, si hay hombres que deben morir, no seremos nosotros. No seremos nosotros los que cultivamos el trigo y lo convertimos en alimento, los que hacemos la ropa y el papel, las casas y los azulejos y las centrales eléctricas y extendemos los largos y plañideros cables de alta tensión, nosotros los que perforamos los pozos de petróleo crudo en decenas de diferentes partes, los que hacemos las bombillas de luz, las máquinas de coser, las palas, los automóviles y aviones y tanques y armas, ah no, no seremos nosotros los que moriremos. Seréis vosotros.

Seréis vosotros, vosotros que nos empujáis a combatir, que nos incitáis unos contra otros, vosotros que pretendéis que un zapatero mate a otro zapatero, que un hombre que trabaja mate a otro hombre que trabaja, que un ser humano que sólo quiere vivir mate a otro ser humano que sólo quiere vivir. Recordadlo. Recordadlo vosotros que planeáis la guerra. Recordadlo vosotros los patriotas, vosotros los feroces, vosotros los propagandistas del odio, vosotros los inventores de consignas. Recordad esto como lo único a recordar en vuestras vidas.

Somos hombres de paz, somos hombres de trabajo y no queremos pelear. Pero si vosotros destruís nuestra paz, si nos quitáis nuestro trabajo, si intentáis enfrentarnos unos contra otros, nosotros sabremos que hacer. Si nos decís que debemos salvaguardar la democracia, os tomaremos la palabra y os obligaremos a cumplirla. Usaremos los fusiles que vosotros nos imponéis, los usaremos para defender nuestras vidas y la amenaza que se cierne sobre ellas, que no está en el otro lado de una tierra de nadie, que ha sido impuesta sin nuestro consentimiento, sino que está dentro de nuestras fronteras, aquí y ahora la hemos visto y la conocemos.

Poned los fusiles en nuestras manos y los usaremos. Proponed las consignas que nosotros las convertiremos en realidades. Entonad los himnos de batalla y nosotros los recogeremos allí donde vosotros abandonéis. No 1, ni 10, ni 10000, ni 1000000, ni 100000000, ni 1000000000, sino mil millones, dos mil millones de nosotros, los pueblos del mundo nos apropiaremos de las consignas, de los himnos, de los fusiles y los usaremos para vivir. No os equivoquéis, nosotros viviremos. Viviremos y caminaremos, y hablaremos y comeremos, y cantaremos y reiremos, y sentiremos y amaremos y criaremos a nuestros hijos en tranquilidad y honestamente y en paz. Vosotros programad las guerras. Vosotros amos de los hombres programad las guerras y señalad el camino. Nosotros apuntaremos con el fusil