Bienvenido(a) a Palmadores.net Monday, November 20 2017 @ 07:54 PM CET

La educación en la mesa.

  • Wednesday, December 17 2003 @ 02:34 PM CET
  • Autor:
Os pongo un extracto de un capítulo del libro de Julián Hernández "¿Hay vida inteligente en el rock & roll?". El libro está bastante bien, cuando lo lees a veces dan ganas de gritar : "Vivan los bolos...!" La educación en la mesa.

Si la soledad es el estado natural del músico en el hotel, en el restaurante, por el contrario, todo es bullicio, jolgorio, baño de masas. Nos encontramos a la hora del papeo con una docena de gañanes, ya mayorcitos, entrando en el comedor, cual turba ruidosa y soez, vestidos con las susodichas camisetas de AC-DC y pantalón corto. La comida conjunta de músicos y técnicos requiere una mesa especial, como la que tienen los niños en las bodas, a saber, que esté apartada de cualquier ser civilizado que almuerze en el mismo local. ¿Que por qué hace falta tomar esas precauciones? Bueno, pues es algo difícil de comprender si no se ha asistido a un ágape del colectivo mixto técnicos-músicos. Diremos, a modo de orientación, que la situación es similar a la que produciría mezclar unas células cancerígenas invadiendo un tejido sano con las discusiones de una familia de murciélagos mal avenida. Si a eso le añadimos la imagen de los combates cuerpo a cuerpo en Berlín en 1945, unas pizcas de "hooligasns" ingleses cerveceros y la reacción en cadena en el interior de una bomba nuclear táctica, tendremos solo la imagen aproximada de lo que viene a ser una comida como la que estamos intentado describir.

Queremos decir con esto que las relaciones de los comensales entre sí, y de los comensales con los sufridos camareros, son delirantes y demenciales, amén de escandalosas y definitivamente alejadas de la educación, la discreción o el buen gusto. Pasen y vean.
- Oiga, ¿qué tienen de postre? - pregunta Kike, técnico asturiano de rudas maneras.
- Bueno, pues hay flan, tarta helada, tarta al whisk, natillas, fruta, queso, helado... - contesta como un autómata el resignado camarero.
-Oiga, ¿y el flan es de la casa? -pregunta Kike mirando hacia otro lado.
-Sí, señor -contesta ilusionado el camarero por haber dado con algo que le pueda gustar a tan exigente y rudo cliente.
-¿Ah, sí? Pues tráigame un cortado -sentencia nuestro técnico, dejando al camarero sumido en la perplejidad y la angustia.

(...)

Porque la verborrea escatológica y procaz es sólo una pequeña parte de la cuestión. Y existe, fundamentalmente, cuando los técnicos de luces y sonido entablan una legítima lucha por la consideración social de cada uno de sus cometidos. Y aparece en forma de amistosas batallitas que van creciendo, cual bola de nieve, al lo largo de la comida. La pelea final, que había empezado a base de tirarse miguitas de pan unos a otros suele culminar con el lanzamiento de mendrugos enteros y restos de comida más o menos grasienta que van a parar indiscriminadamente a las cabezas de los participantes, con la posibilidad añadida de acertarle a esa señora de educación británica que se encuentra en las cercanías. Todo esto en medio de grandes carcajadas y vociferantes insultos. "Life on the road...!"

La educación en la mesa. | 0 comentarios | Crea una cuenta nueva

Los siguientes comentarios son de la persona que los haya enviado. Este sitio no se hace responsable de las opiniones expresadas por los participantes en los foros y secciones de comentarios, y el hecho de publicar las mismas no significa que esté de acuerdo con ellas.